Spanish Reading - El Callejón del Beso

(Note: This reading was written for my Spanish 3 and 4 students. I took creative liberties with several details, so I do not claim this version to be historically accurate. If you see anything that could be fine-tuned grammatically or factually, feel free to leave me a comment and I'll make changes. Also feel free to take this version and simplify/edit/add to your liking. If you do, I hope you'll share it with us. Enjoy!) El Callejón del Beso

Muchos años atrás había una mujer joven. Se llamaba Carmen. Ella vivía en Guanajuato, México con su papá. Guanajuato es una ciudad grande pero no gigante. Queda en el centro del país. Hoy en día viven más o menos 170.000 (ciento setenta mil) personas.

Carmen quería conocer a un hombre joven y simpático. Pero su papá tenía otros planes para ella. Él quería que ella se casara con un hombre viejo de España. Quería que ella se casara con el hombre viejo porque este hombre tenía mucho oro. Este hombre era rico.

Obviamente, Carmen no quería casarse con este hombre viejo. Quería casarse con un hombre joven. Pero su papá no le permitía salir con hombres jóvenes. Así que ella casi nunca tenía la oportunidad de conocer ningún joven.

Pero un día el papá de Carmen estaba enfermo. Así que ella fue sola a la misa en su iglesia. Ella era católica. Muchos mexicanos eran (y todavía son) católicos. En la iglesia, ella conoció a un hombre. Se llamaba Luis. Era joven y simpático y guapo. Pero no era rico, sino pobre. Trabajaba en una mina de oro.

Había muchas minas de oro (y plata) alrededor de la ciudad. Los mineros trabajaban duros, pero no ganaban mucho dinero.

Carmen sabía que su papá no le permitiría salir con un minero. Pero él no se enteró. Carmen guardaba el secreto, y salía con Luis cuando podía. Los jóvenes salían en secreto a muchos lugares: al parque, al café, y al campo. Su papá no se enteró de que ella salía con Luis. Hasta un día…

Los amantes estaban en un parque tranquilo cerca de la casa de Carmen. Por casualidad, el papá estaba cruzando el parque cuando encontró a su hija… ¡besando a un hombre joven! Él estaba tan enfadado que le dijo que ella iba a vivir con Doña Brígida, la tía de Carmen. Tenía que vivir con ella y tenía que quedarse en su apartamento hasta que se casara con el hombre en España. ¡Qué horrible!

El apartamento de Doña Brígida estaba en el segundo piso del edificio. El apartamento tenía un balcón, y Carmen pasaba su tiempo en el balcón llorando por su amante Luis. Él no sabía donde estaba ella. Hasta un día…

Luis estaba cruzando la calle para visitar a un amigo cerca del centro de Guanajuato. De repente, oyó a una mujer llorando descontroladamente. Miró hacia el balcón y no podía creer sus ojos. ¡Era Carmen!

Él tenía un plan. Iba a comprar el apartamento en el otro lado del callejón. El callejón era muy estrecho, y los balcones de los dos apartamentos estaba muy cercas. Luis sabía que podría estar cerca de su amante si comprara el apartamento. Pero los dueños del apartamento no querían vender el apartamento por un precio justo. Luis tuvo que vender sus dos burros, su casita en el campo, y sacar todo el dinero que había guardado en el banco. Pero no le importaba, porque besar a Carmen otra vez no tenía precio.

Por unos meses Luis vivía en el apartamento en el otro lado del callejón. Los amantes hablaban, besaban, y hacían planes de escapar a otra parte de México y casarse en una iglesia tranquila. Pero parecía imposible, porque Doña Brígida no le permitía a Carmen salir del edificio.

Un día el papá se enteró de todo. Alguien le dijo todo. Se enfadó tanto que se volvió loco. Fue al edificio, subió las escaleras y entró al apartamento. No estaba pensando claramente (porque se volvió completamente loco). Sacó su cuchillo. Metió el cuchillo directamente en el corazón de su propia hija. ¡Qué desastre! Luis le dio un último beso a la mano de Carmen. Su mano ya estaba fría porque ella se había muerto.

Pronto después, Luis se volvió loco por la tristeza. Fue a la mina donde trabajaba y se mató. Los dos amantes ahora estaban muertos.

Si tú vas al Callejón del Beso hoy en día, tú puedes besar a tu amante y recibir la buena suerte que Luis y Carmen no tenían. Necesitas subir a la tercera escalera y besar románticamente a tu amante, y la leyenda dice que Ustedes vivirán felizmente para siempre.


Recent Posts
Archive
Search By Tags